lunes, 5 de enero de 2015

El Segundo Imperio, ¿un proyecto inviable?

Muchos desde incluso antes de que Maximiliano aceptara el trono de México ya aseguraban que el proyecto era inviable, que las consecuencias serían catastróficas y que el príncipe que se aventurara en algo tan temerario correría serios peligros. Una vez consumado el epilogo del Cerro de las Campanas, esas voces cobraron la mayor de las credibilidades, porque sencillamente habían tenido la razón, pero ¿es cierto que el proyecto era inviable?
La realidad es que sí hubo posibilidades de consolidación pese a que, indudablemente, el fracaso era lo más lógico. Quienes aseguraban que Maximiliano saldría muy mal parado de la empresa, fundaban sus dichos partiendo del que hecho de que en los Estados Unidos el Norte Ganaría la guerra y Lincoln no le daría jamás su reconocimiento a una monarquía en su frontera sur. E inclusive se sentiría tentado a enviar a su poderoso a ejército a México para echar del continente a los franceses.
Esa posibilidad también la contempló también Napoleón III, por ello aprovechó para invadir México cuando el sur, comandado por el temerario general Lee, estaba ganando la guerra en Estados Unidos. Otros simplemente argumentaba que México era un país adicto a las revoluciones y que por ello el príncipe austriaco bien podía ser víctima de un cuartelazo o, peor aún, de un atentado.
Por el lado del patriotismo, también la supervivencia del imperio fue puesta en duda argumentando que los mexicanos jamás aceptarían a un gobernante invasor que llegaba al país amparado por las bayonetas francesas, y que el pueblo prefería la república tanto como le era desconocida la monarquía.
La realidad es que una vez puesto me marcha el imperio, éste se vio tan viable que si se derrumbó fue precisamente debido a que el Norte ganó la guerra en los Estados Unidos. Gracias a esto, Juárez recibió armas mortíferas y muy potentes que hicieron más poderoso a su otrora débil ejército, aparte de que Napoleón fue presionado por el vecino país del norte para que retirara sus otras o de lo contrario tendría que enfrentar una guerra en desventaja.
Esto dejó a Maximiliano sin el apoyo de las tropas extrajeras y con un enemigo bien armado que pronto empezó a apoderarse del país, lo que al poco tiempo provocó la irremediable caída del imperio.
Pero si el Sur hubiera ganado la guerra, es muy probable que hoy México tuviera un emperador, aunque fuera tan de adorno como los reyes en Europa, si es que no lo hubiera derribado la revolución, de haber existido también ésta, claro.
Porque para ningún historiador es un secreto que Maximiliano fue realmente querido por el pueblo. Si bue la población odiaba a los franceses, ante ese emperador gentil y cálido, con una voz tan agradable, todos se sentían seducidos. Además, tenía un verdadero programa político que contemplaba corregir la mayor parte de lo que estaba mal en México. Si el Norte hubiera perdido, Juárez no habría recibido ninguna clase de apoyo militar y Napoleón sin duda alguna hubiera prolongado su apoyo, lo que sin duda habría propiciado la derrota republicana tarde o temprano.
Indudablemente, el imperio fue viable, se pudo consolidad y de haber sido así, seguramente hoy México no sería lo que es. No se puede descartar el hecho de que muy probablemente, sería mucho más próspero y poderoso de lo que lamentablemente es.

No hay comentarios:

Publicar un comentario