miércoles, 15 de agosto de 2012

Juárez y su México – Ralph Roeder


A Benito Juárez lo han biografiado muchos escritores. Bien y mal. Algunos con un odio quizás justificado, pero incomprensible, otros con una admiración desbordada y otros más con toda la objetividad que han podido. Desde sus tiempos, los de Juárez, se han escrito biografías sobre él y siguen y sin duda seguirán apareciendo. Juárez fue y es lo que es, un hombre que vale la pena estudiar, por lo que hizo, por cómo lo hizo y por lo que dejó de hacer.
Fue, sin más, el presidente mexicano más culto del siglo XIX, y del XX pocos estuvieron a su altura. Era un hombre de pasiones, aunque uno de sus mejores biógrafos dice que sabía dominarlas. Se atrevía a apostarlo todo, su vida, su legado y su honor como mexicano en una sola partida. No era Juárez hombre de términos medios, desde que se encumbró con la presidencia aplicó una política de todo o nada. Eso le ayudó, entre otras cosas, a que no lo fusilaran. Aunque sus críticos siempre le han reprochado esa necedad con que se conducía en el puesto de presidente.
Algunos lo han acusado de traidor a su patria. Hizo cosas para ganarse ese titulo, pero hay algo muy importante que resaltar: él lo sabía; nunca ignoró que por sus acciones podía ser recordado por sus compatriotas como un traidor. Tuvo el valor, pese a todo, de correr ese riesgo porque quería ayudar a su país. Era un hombre serio, muy prudente, y también era valiente.

El libro

De sus biografías, la que más me gusta es la que escribió el norteamericano Ralph Roeder. Se trata de un librote de mil y pico de páginas. Aunque he sabido que se edita a veces en dos volúmenes, pero yo tengo los dos en uno, con edición del Fondo de Cultura Económica.
No es esta biografía, a pesar de ser tan voluminosa, la más completa de Juárez. Roeder deja algunos aspectos en el aire. El hombre se valía de demasiadas frases para decir bien poco. De Ahí que se gastó más de mil páginas para decir lo que otros han dicho en menos. Pero eso no es para reprocharle, sino para agradecerle, porque escribía tan bien que leerlo es bastante agradable.
Su método, no original pero que le salió muy bien, consistía en hacer monografías de cada personaje que se cruzaba de alguna manera con Juárez. Los abordaba en el plano ideológico y resaltaba sus principales intereses, sobre todo económicos y políticos.
Así, analizando personajes y acontecimientos, y luego ligándolos a Juárez, transcurre todo el libro, que no resulta en ningún momento aburrido, a pesar de los párrafos largos y del palabrerío del que se valía Roeder para explicar hasta los acontecimientos más sencillos.
Puede verse que el autor sentía admiración por Juárez. Pero me imagino que se propuso no dejar que repercutiera en el libro y a mi entender lo consiguió. Roeder nos presenta a un Juárez muy normal, con sus defectos, sus errores, su enorme inteligencia y su no menos admirable tenacidad, y también nos presenta a su México, al de Juárez, que en realidad no fue de él tanto como lo fue antes de Santa Anna y después de Porfirio Díaz, pero fue en el que él vivió, en el que se desempeñó como hombre y como político, mal y bien, con buenas intenciones, a su manera, a la manera de un hombre valiente, porque eso era Juárez antes que todo, valiente, como lo exigían las circunstancias. En esa época, la Reforma y el Imperio, hubo en México hombres muy valientes, mexicanos y extranjeros, de un bando y del otro. Muchos con su sangre regaron el suelo mexicano, Juárez no, y no porque no haya sido militar, sino porque supo salvar, de lo que pudo, a su país y también salvar su vida.

1 comentario:

  1. Dejo el link para la descarga del libro. Espero que les sea de utilidad.

    http://es.scribd.com/doc/228484385/Juarez-y-Su-Mexico-Spanish-Edition-Roeder-Ralph

    ResponderEliminar